! Hablemos claro ¡

Uno de los problemas de pareja, se remite precisamente a la falta de comunicación de manera clara, muchas de ellas dan por sentado que como son pareja el otro debe saber lo que uno quiere, ¡como si éste fuera adivino! Pues “me conoce” (dicen ellos), y no hablo sólo de la mujer, porque siempre se quiere culpar a ella de ser así, sino también del hombre, ambos tienden a pensar que el otro debe ser adivino, y eso los desgasta por mucho.

No existe nada como la comunicación clara y sin ruido. ¿A qué le llamo ruido? A los distractores, como televisor, celulares, o la mosca que paso y que hace que no me interese lo que me estás diciendo; es decir, todo aquello que me aleja del momento y lugar en el que me encuentro, ya sea por dejadez o porque no me interesa escuchar lo que me dicen, lo más sano es decir “ahora no quiero escucharte”; Sí, sí, podría ser doloroso para quien escucha este tipo de palabras, sin embargo, es más doloroso no hacerles caso y después culparlos por algo que nosotros no queríamos escuchar en ese momento.

Hablar claro es dejar las cartas en la mesa, sin tapujos, sin miedo y sobre todo honestamente, pues se da mucho en las parejas que éstas quieren que el otro adivine qué quiere, qué piensa, qué sueña, qué siente, etcétera.

Pero es imposible, por mucho que se conozcan las señales pueden confundirse, los estados de ánimo cambian, las personas crecen y a veces se dicen cosas que no se dicen, es decir, el cuerpo nunca miente, pero sólo el uno por ciento de la población mundial sabe leer el cuerpo de manera natural, los demás deben estudiar, y son tan pocos lo que hacen eso, sin embargo, creemos que por ser pareja ya debe saber lo que quiero.

Hablar claro te quitará muchos dolores de cabeza, y, sobre todo, te enseñará a tener una comunicación clara o más clara con tu par. Porque así nadie adivina, se hablan con claridad y el otro debe tener la misma capacidad y madurez para tomar las cosas sin enojarse y para crecer ambos. Resulta que por no hablar claro se molestan, y por hablar claro se molestan más.

Sin embargo, se trata de madurez, no es que le tenga que gustar al otro lo que quieres o piensas, pero tampoco se trata de porque ya lo dijiste te lo tienen que dar, se trata de expresar libremente lo que piensas sin que esto sea una condena o un momento de pleito; para eso como ya lo había mencionado se necesita madurez.

En caso de que no creas tener la capacidad de poder tener una charla madura y clara con tu pareja, busca ayuda profesional con alguien especializado en parejas, éste debe ayudarles a que aprendan a comunicarse sin tomar nada personal, sin tener que cumplir el pedimento y sobre todo aprendiendo a que el otro/a tiene el derecho de expresar lo que siente sin que esto sea una obligación.

Comienza el viaje y aprende a comunicarte.

Marco Antonio Meza-FloresTeólogo y Psicoterapeuta.

Escrito por

Marco Antonio Meza es un Presbítero y Psicoterapeuta Gestáltico-Junguiano, con Master en Psicología por la Atlantic International University (AIU), Licenciado en Teología por el Seminario Teológico Presbiteriano de México (STPS) y Lic. Psicología por la Universidad Tamaulipeca (UT).

Diplomado en Psicología Clínica (UT); Tanatología (STPS); Conflictología y Sexualidad; Mundos juveniles por la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM).

Escritor internacional de artículos y libros entre los que destacan: 

Baúl de Tiliches

Diario de un desahuciado 

Diálogos en pareja Para una convivencia mejor

Pensadores de la psicología: Psicoanaistas

 Qué, cómo, cuándo, dónde y por qué

50 respuestas 

Entre amigos

Subiendo juntos al monte

De Canah Editorial: 

Principios de doctrina de Ginter.

Compilador De amor, miedo y otras perversiones

Padre de todos... Padre nuestro

y ha participado en "Dioses cortos y otros cuentos" de la editorial ALJA y "Para Chavos" del Faro.